Facebook Twitter Google +1     Admin

 

Yo creo todavía en los montes malditos y en el monte perdido

En las pérdidas que arrojamos las perdidas jamás arrepentidas

Del arrabal a la cima existe un trecho corto por donde pasa el tiempo

Entre alcohol con almíbar, absenta alucinógena, con las drogas más justas

Catedrales con hombres y errores transgredidos , soy

Lo más incorrecto, la más clásica, la menos extendida. No quiero

Medio siglo de más ni vida acostumbrada. Ya

No puedo engendrar, no me preocupa nada el calendario y no sigo

Los festivos, los hábiles ni los santos con nombre. El cielo es aburrido.

No pretendo otra cosa que dejar las palabras a quienes las entiendan

Me esforcé en estudiar, en florecer, en escalar malditos

Montes y personajes. No persigo la gloria ni mantengo mis deudas

Por demasiado tiempo. He pagado y lo pago con la espalda crecida

No cambio de perfume , tampoco de tabaco. Fumaré hasta que muera

Quiero morir fumando, trasnochando, escribiendo. Seré una vieja adulta

Una vieja perversa, con secretos, historia, memorandums, sumarios

Una mujer con banda organizada

A la respiración profunda, al abismo, al silbido. El placer es vivir

Profundamente

La existencia maldita para extraer un nombre, sólo uno

Un día, un segundo, un sitio con razones poderosas, que se sepa

Que entonces, sólo entonces, precisamente entonces yo fuí feliz

Contigo.

 

 

Domingo, 25 de Mayo de 2008 15:40 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris