Facebook Twitter Google +1     Admin

LUNES

20090202160440-invierno.jpg

Los teléfonos suenan sin cesar. Bancos, proveedores, clientes, gestoría … quieren, piden, hablan … las conversaciones adquieren un tono distinto, entre comprensión y dolencia crónica. Una semana más. Menos tiempo para cumplir plazos, conseguir objetivos … las llamadas personales son las peores. Despidos por sorpresa. Rápidos y expeditivos. Reducción de plantilla. Cierres. Quiebra. Cada lunes se presenta más atroz.

De pronto, el cliente te dice que reduce el precio. Que lo mismo que hasta ahora hacías, de repente vale menos. Y lo aceptas. Porque si no lo aceptas, sabes que lo pierdes. El cierre del 2008 es un cajón de sastre. Negativo. Ruinoso.

¿Hasta dónde puede llegar la verdadera ruína? La banca se cruza de brazos y los españolitos nos hacemos cruces. Un colega me comenta que tiene a toda la plantilla en huelga porque se ha retrasado con las nóminas. No tiene liquidez. El peso de los 30, 60 y 90 días son ya  una condena insoportable. No aceptan pagarés si no pones tus propiedades como aval. Tampoco letras al descuento. Nada. Los descubiertos ya no son un riesgo, se han convertido en un favor. El bancario director de tu oficina dice que te comprende pero que no puede hacer nada, que todos estamos igual.

-¿Trabaja usted por cuenta propia o por cuenta ajena?

-Soy empresaria

-No sabe cuánto lo siento …

Pasa la mañana. Intentas centrarte en lo importante antes que en lo urgente, pero con las horas todo se mezcla y no sabes muy bien qué es lo primordial.

-Le recuerdo que trabajo con usted a variable, usted nunca pierde…¿y quiere reducirme los pagos?

-Es que me los reducen a mí, no puedo hacer otra cosa.

-¿Y no puede hacerme la transferencia por el Banco de España?

-Sí que puedo, pero tiene un cargo de 120 euros.

-Cárguemelo. Necesito la cantidad ya. Tengo que pagar a mi gente.

La una. No llega la transferencia. Entramos una y otra vez en la cuenta bancaria on line.

Día dos de Febrero. Hace un frío glacial. Atravieso la sala de reuniones con el gesto tranquilo. Dos colegas están trabajando desde aquí porque no podían seguir pagando el alquiler de sus sedes sociales. Al fin aparece reflejada la maldita transferencia.

Mañana será otro día. Ya pensaré mañana ...

 

 

Lunes, 02 de Febrero de 2009 16:04 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris