Facebook Twitter Google +1     Admin

PERE MANUBENS BERTRAN: 1992- premonitorio?

20090326142421-foto-pere-manubens.jpg

 

Yo ya sé que vivir me costarà esfuerzo y, si algo no perdono, es su mentira despiadada y obscena.

Que le llamen crisis a su beneficio, minutos a nuestra agonía, crédito a la esclavitud salvaje.

(Foto tomada en Barcelona, Plaza Universodad confluencia Ronda San Antonio)

Pere Manubens


                          " Y siempre nos queda la Mirada "

                                       Pere Manubens
                                           Fotógrafo
 
 
Hace treinta y cinco años, entré en el Bar del Pí. Un hombre joven, pero con el pelo ya gris (es cosa de familia) empezó a disparar su cámara sin mediar palabra. Me fotografiaba a mí. Sorprendida, y antes de quejarme, hablé con él. Aquella primera conversación nos unió para siempre. Sí, para siempre. Se dice "nunca digas nunca jamás". Yo, con Pere, sí digo nunca, digo jamás, y digo siempre.
Abogado. Ejercía en su bufete de la calle Caspe. Lo dejó todo. Dió la vuelta a Europa, sólo y sin dinero. La fotografía es su vida entera. Por el retrato radical, marginal y brutal en ocasiones, se lo ha jugado todo. Por reflejar esa realidad que ofende, la dureza de la calle y la eterna belleza del instante. Me dijo, por escrito: "Te enseñaré cómo se puede, en muy pocos segundos, condensar la inmensidad". Me lo enseñó. Y lo aprendí.
Ha financiado sus propias exposiciones. Recuerdo especialmente su nevera de aquella gran casa , en la calle Xuclá, vacía de comida pero llena de carretes de fotos. Su cuarto oscuro donde revelaba y se rebelaba. Sólo.
Me ha retratado joven, adulta, y me retratará vieja. Le entregué mi imagen como a ningún fotógrafo. Tiene mis entrañas. Roba la mirada. Es un artista no entendido que continúa buscando un espacio posible. Es un amante del amor. Un ladrón de gestos. Es un hombre distinto de entre todos los hombres. Rabiosamente auténtico. Sincero como nadie. Sufrido desde la utilidad, en espera de poder, algún día, ser comprendido. Cueste lo que cueste. Y por lo más sagrado juro y aseguro que le va costando la vida. Respetuoso, galante, generoso, profesional. Es imposible no quererle porque quiere demasiado. Se le debe la gloria.
 

Jueves, 26 de Marzo de 2009 14:24 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris