Facebook Twitter Google +1     Admin

Padre Damián, 52

20220503155458-hierba.jpg

Existen lugares donde nunca, jamás, debería crecer la hierba. Allí donde las piedras han sido eliminadas por las bombas, se lloró tanto que cabe poner en duda la eterna sabiduría de una naturaleza que brota por demás. 

Martes, 03 de Mayo de 2022 15:54 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

CRISTINA PERI ROSSI

20220426162022-peri-rossi.jpg

"La locura puede ser un pretexto de exclusión de aquellos que esgrimen verdades incómodas".
Cristina Peri Rossi.

Martes, 26 de Abril de 2022 16:20 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

AMAGATOTIS

20220426154757-con-mestre.jpg

El gran semillero y cultivo de artistas, de finales de los 70 hasta casi los noventa. Por allí desfilamos muchos, fielmente, cada viernes tarde/noche. Se apuraban las horas, cargando tintas varias. Yo he salido de allí, de Amagatotis, y con orgullo lo afirmo. 

En la foto, con Juan Carlos Mestre. Más de cuarenta años ( se dice pronto) de amistad inquebrantable, y por algo será. Los amigos que nunca te sueltan de la mano, pase lo que pase, por encima del tiempo y todo pronóstico. Jóvenes, felices, prometedores.

Martes, 26 de Abril de 2022 15:47 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

NON, JE NE REGRETTE RIEN

20220409141939-bar-pastis.jpg

 

El Marsella era uno de los pocos bares donde servían absenta, la diosa blanca del cielo líquido. Por allí paseaba la Señorita Fina, una anciana que estuvo "en la vida", y vendía pañuelos. Se sentaba de vez en cuando en nuestra mesa y nos contaba historias. Con ella llegué a cantar más de un bolero, en voz baja al principio, para después desatarnos, elevando la voz. En el Marsella podía pasar cualquier cosa, siempre inolvidable. A la señorita Fina la vi en una escena de la película "Los Pianos Mécánicos" (Juan Antonio Bardem, 1965), retratando con sumo acierto el Barrio Chino barcelonés. Casi no tenía dientes y era una mujer muy dulce. Todavía conservo uno de sus pañuelos. 
A media tarde, el paso obligado hacia el Pastís, un espacio atemporal donde la entonces dueña contaba con una importante colección de discos de vinilo. Sonaba Edith Piaf a todas horas, y nadie se arrepentía de nada. La antesala de la absenta era el pastís, un licor de Marsella compuesto de aguardiente, anís y regaliz. El sabor era muy parecido a la gran diosa blanca, aunque mucho más suave y de menor graduación alcohólica. Por allí pululaban ancianos que escapaban de las residencias, delincuentes de las cárceles y enfermos de los psiquiátricos. Revueltos a media noche, las conversaciones que nunca fueron grabadas, ahora formarían parte de grandes antologías urbanas de una ciudad hoy muerta que apenas recuerda. La bohemia murió en brazos de pequeñas zonas confortables, ignorando el gran porvenir de su pasado. 

 

Sábado, 09 de Abril de 2022 14:19 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

BAR Cel Ona, la ruta de los 70.

20220408122933-bodega-bohemia.jpg

Se hacía llamar "el ministro" y vivía en el barrio chino. Su casa estaba completamente pintada de color naranja, y los muebles, plateados, parecían estar a punto de salir a escena. Era puro teatro. 
Los auténticos yonkis se escondían, mientras otros presumieron de meterse picos que nunca atravesaron su vena ni por asomo. La pose se mantuvo durante algún tiempo, aunque no demasiado. Falsos progres convertidos en burgueses.  Consiguieron contratos fijos tras aprobar oposiciones varias. Se compraron "el piso", y ya convertidos en propietarios, su vida pasó a ser otra, tan distinta como lejana. 
Salvador Puig Antich permaneció escondido en la azotea del Banco de España, en plena Plaza Cataluña. Cuando finalmente fue capturado, su suerte ya estaba echada. 
Empleados de Correos tenían una multicopista que lanzaba octavillas a golpe de manivela. Más de ocho metidos en un Seat 600, las tiraban al aire. Entonces, eran seis años de cárcel. 
"El vasco" era un experto en fabricar molotovs, y colocaba hilo de nylon prácticamente invisible, en medio de Las Ramblas. Los grises caían de bruces sin encontrar explicación alguna. 
Joan Eloi, el cantante, componía temas subversivos que acostumbraba a interpretar en La Oveja Negra. 
El paso anterior a la Cabaña del Tío Gori no era otro que el Thales, cuya luz cegadora nos recordaba el día, negando atardeceres. Al Tío Gori se lo cargaron, y el bar pasó a llamarse Gori ' s Pub. 
La noche cerrada se inauguraba en la Bodega Bohemia, apurando una copa de anís que siempre supo a gloria. 

Viernes, 08 de Abril de 2022 12:29 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

EL ZURICH

20220406155034-bar-zurich.jpeg

Se movía entre las mesas de la terraza del Zurich. Delgado, con la mirada perdida. Llevaba una carta en la mano que entregaba a todas las chicas de pelo muy largo, y tras leerla, pedía permiso para poder peinarte. Le temblaban mucho las manos y era obvio que tenía algún problema de salud mental. Recuerdo un párrafo determinado de su carta : " era preciosa, con una melena muy larga, pegados los ojos". Y se quedaba allí, peinando a todas las que podía. Apenas tuvo conversación excepto para referirse a su novia ausente. Por las tardes frecuentaba en Bar London, siempre en busca de melenas largas que poder peinar. Nadie se preguntó nada, simplemente, estaba, jamás supuso una molestia para nadie. De alguna forma fue comprendido, y - por encima de todo- , siempre respetado. No sé qué habrá sido de él. Desapareció de pronto, como otros muchos personajes excéntricos en busca de su propio espacio para dar paso a una mujer extraña que bebía agua todo el tiempo en un vaso de yogur, mirando al cielo. Se había fugado del psiquiátrico. 
Cantantes, actores, fotógrafos, pintores, poetas y demás artistas en busca de alguna oportunidad, se reconocían entre ellos creando tertulias espontáneas que sabían a poco. Uno de ellos trabajaba en el Corte Inglés como dependiente, y vendía trajes de hombre por menos de la mitad de su valor real a todos los clientes. Se definía como anticapitalista revolucionario, y fue detenido cuando los jefes de planta se percataron de lo que estaba haciendo. Su novia era pintora, se lanzaba al mar y buceaba en busca de pequeños animales marinos que disecaba para colocar en sus cuadros. 
La policía secreta se olía como se huele al madero, por su mirada altiva y un porte determinado que no conseguía pasar desapercibido. Nunca supimos qué era lo que buscaban, pero ahora lo sé : perseguían, espiaban, controlaban cualquier tipo de movimiento u acto que pudiera considerarse mínimamente conspirador, y en cualquier momento te pedían el carnet de identidad. " Ya están aquí los niños mal de casa bien, cómo les atrae el abismo y la gentuza que vive en la calle". 
" Café Zurich, refugio de artistas, jubilados y asaltantes de banco", escribió Lourdes López en 2021 cuando el bar celebraba su centenario. Y no le faltaban razones, porque atracadores hubo varios, y muy célebres. 

Miércoles, 06 de Abril de 2022 15:50 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

BARCELONA

20220406131736-london.jpg

La Barcelona negra, hoy desaparecida, empezaba más allá de la Rambla Santa Mónica. El paseo obligado era un placer inundado de flores, peces de mil colores y fotógrafos improvisados con carteles de fondo cargando un romanticismo cursi con forma de souvenir.
Los bares ilegales funcionaban con contraseña. Alguien te abría la puerta hacia otro mundo mágico, canalla y cautivador. Lo que pasaba allí dentro ya no es confesable, y todos los personajes que conocí han muerto en su mayoría víctimas de excesos varios. Malditos de los de verdad, sin disfraz, apostando por otra vida posible que la ciudad permitía, cosmopolita entonces como ninguna otra. 
Barcelona era una llama viva, incandescente, brutal con la llegada del calor y plagada de secretos durante todos sus inviernos. Pisos compartidos, buhardillas infames, cafés hoy desaparecidos donde se sentaba el poeta a escribir sin descanso, mirando hacia el infinito frente a un café helado. 
Existir era un trago peligroso, sin ganas de volver a casa y apurando las horas antes de claudicar. Pepe Ocaña gritaba en el Bar del Pí, Raúl Núñez derramaba wisky sobre la tumba de su amigo muerto en Amagatotis, y estuve allí como se cuece el pasado, mucho antes de ser joven, contra todo calendario. 
Aquella Barcelona, lamentable y dramáticamente, ha muerto. 

Miércoles, 06 de Abril de 2022 13:17 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris