Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2015.

ELOHIM PEÑALVER, MADRE CORAJE

20150106232058-e3.jpg

La historia burocrática que genera la historia oficial, se desvincula –en muchas ocasiones-, casi por completo de la cruda realidad, resulte hermosa o dramática, correcta o incorrecta.  A partir de ahí, sobre el papel, muy poco se discute. Esos informes han sido rellenados por administradores del dolor, personas académicamente capacitadas para repartir, negar, dar o arrancar, tanto viviendas como pecunio, paquetes de alimentos e incluso hijos.

-Soy Elohim Peñalver y me han dicho que tú podrías ayudarme.

Tiene 33 años, la edad final de Cristo, y su nombre, Elohim, significa Dios en hebreo.La escuché durante horas, pendiente de cada gesto, de una mirada triste –pero todavía firme- que traspasa sus ojos almendrados. Es de una belleza serena sobrecogedora. Su discurso es coherente y de una lógica aplastante. No hace mucho me comentaba una amiga que las familias con niños seriamente marcadas por la crisis, no se atreven a pisar los servicios sociales en busca de ayuda por temor a ser separados de sus hijos. Menores tutelados que son internados en centros o bien quedan en manos de familias de acogida.

-De los niños nos encargamos nosotros, usted busque trabajo y consiga una vivienda, vuelva dentro de seis meses y podrá recuperar a sus hijos.

Pero pasado ese tiempo, el siguiente trámite no es otro que la adopción, a no ser que los padres biológicos hayan conseguido ese trabajo que más de media España no tiene, y el piso del que desahucian a la otra mitad del país. Los servicios sociales se quedan con sus hijos bajo un manto protector helado, aplicando discutibles medidas contra el desamparo donde cada caso es un mundo.

-Tú no tienes derecho a ser madre ni a permitirte de vacaciones. Eso me dijo –textualmente- el psicólogo José Guerrero.

Elohim fue engendrada bajo un árbol. En más de una ocasión ella misma se metía dentro de un armario empotrado cuando en su casa se producían escenas delirantes en las que se instalaba el peligro como huésped habitual. Elohim se cría en barrios marginales de Alcoy y Alicante. Es escolarizada gracias a sus tíos y abuela. Cuída de sus tres hermanas menores. A los quince años abandona el hogar familiar, insufrible en todos los sentidos, y empieza su rosario de centros.

-Del TEIX no tengo queja, pero de las monjas de la calle Segura...aquello era la casa del terror. Recuerdo que dormía en unahabitación rosa, el color completamente contrario a mi vida.

Fugas, de casa de su tía al centro, del centro a la calle, de la calle al centro...Mi madre perdió a todos sus hijos por desamparo. A todos menos a mí, que entonces tenía 19 años y ya era mayor de edad.

-A veces te duele la espalda sin estar mal sentada, y es por la vida.

Con 19 años se presenta en los servicios sociales de Alcoy, donde le conceden una ayuda de 36 €. Sus grandes carencias afectivas la conducen a relaciones harto conflictivas. Sin embargo y pese a todo, nunca se abandona a sí misma, aunque sí empieza a dibujarse un cuadro existencial complicado, que lucha a brazo partido contra la marginalidad. Y esa circunstancia empieza a tomar forma sobre el papel : Informes, fichas, expedientes. Su paso por los servicios psiquiátricos y un diagnóstico de transtorno de personalidad se encargarían del resto. Trabaja cuidando ancianos, en fábricas textiles, de camarera...

Cuando quedó embarazada de Katia, su madre la aceptó en casa, pero a los tres días dormía en la escalera con una manta, un bocadillo y un barreño para orinar. Atrás quedaron tormentosas relaciones en busca de la felicidad, uniones y separaciones, idas y venidas, peticiones de ayuda oficial en las que su nombre se estampaba una y otra vez sobre el papel.

-Me ví en una cama, temblando. Me quité las correas. Nació mi hija Katia y en ese momento fui consciente de que me la iban a quitar. Pude darle el pecho. Un técnico de Consellería me dijo que la vistiera. Me dieron un mantón rosa.

Consiguó un piso pequeño pero acogedor. Preparó la habitación de Katia, donde espera una cuna vacía y un carrito de paseo, también vacío.

-Me dieron un papel. Problema social, dice. Bajé con mi hija en el ascensor. Dijeron que no la besara más porque se iba a despertar. Katia se fue dormida en una furgoneta. Está con una familia de acogida y yo tengo seis meses para demostrar que puedo ser madre. He podido verla sólo una vez y en presencia de dos psicólogas. El Secretario Judicial dijo : ¿ Pero cómo habeis podido hacer esto, cómo le habeis quitado a su hija sin comprobar siquiera si está caapacitada para tenerla?...

 Pero Katia sigue en acogida, y pasados esos seis meses puede ser tramitada su adopción. Elohim Peñalver ha recogido firmas por la calle, ha abierto una causa en change.org y el 22 de Diciembre inició una huelga de hambre que mantuvo durante ocho días. Es una madre coraje que lucha por recuperar a su hija. Detenerse a contemplar el clima moral del asunto es un trabajo sensible que la administración no contempla. Cuando Elohim fue engendrada bajo un árbol,  no tenía otra cosa que las raíces , exactamente lo mismo  que le han arrebatado contra natura. Mi apoyo incondicional a esta mujer. Necesitamos cinco mil firmas para elevar su caso a los tribunales:

 

https://www.change.org/p/casa-de-su-majestad-el-rey-generalitat-valenciana-conselleria-bienestar-social-que-me-devuelvan-la-custodia-de-mi-hija-katia-inmediatamente-y-que-me-hagan-el-seguimiento-junto-a-mi-hija-con-ella-tambien-puedo-hacer-el-seguimiento-y-demostrarlo-mejor-/share?just_signed=true

 

Martes, 06 de Enero de 2015 23:20 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

TARJETAS DE VISITA

20150109162548-tarjetas-de-visita-lfc.jpg

Se me ha ocurrido –y no sé por qué- mirar un viejo tarjetero como si de un álbum de fotos se tratara. Estaba a punto de deshacerme de él, convencida de que ya no servía para nada. Pero me equivocaba.

Tarjetas de todos los colores, con logotipos de empresas que ya no existen y cuyos nombres estampados anunciaban grandes cargos que se han perdido. Personas, al fin y al cabo, cuyo destino conozco de sobra. Ahora andan mendigando las sobras de otros en busca de cualquier trabajo, sea el que sea. Hay que comer. Antes comían en restaurantes caros y nadie pudo imaginarles en los servicios sociales o el banco de alimentos. Estaban en otro bando y negociaban con grandes bancos.

He visto con mis ojos cómo con muchas de esas tarjetas se hacían extensas líneas de coca. Hoy no les queda ni para sal. Presidentes, Directores Adjuntos, de Recursos Humanos, de Grandes Cuentas...

Yo misma era una de ellos. Decían que estaba loca, completamente loca, que era una revolucionaria, un personaje molesto. Hoy me dan la razón, cuando ya no la quiero. Ni siquiera la necesito. Entonces todos parecían estar encantandos de haberse conocido, le llamaban “amigo” a cualquier cosa y no sabían vivir sin grandes coches, vacaciones delujo y un pisazo del que han sido deshuciados. Durante largo rato he contemplado una a una todas esas tarjetas, y es un gran álbum de fotos, no me cabe la menor duda : Están retratados. Todos. Me he detenido ante un nombre. Ella era distinta. Tenía una sonrisa ancha y no soportaba las injusticias. Su cargo en la multinacional que representaba se fue al garete, pero defendió a sus compañeros hasta el final. No supe más de María, y la he buscado en facebook. Allí estaba. De todo ese gran tarjetero, sólo su nombre vale la pena.

No le ha sorprendido mi trayectoria, y a mí tampoco la suya. Compartiremos algún día los restos de cada naugragio en cualquier lugar. Nos hemos reencontrado felizmente, alegres y con idéntica postura. 

 

https://www.youtube.com/watch?v=DyofWTw0bqY

 

Viernes, 09 de Enero de 2015 16:25 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

RETIRADA DE CUSTODIA EN MANOS DE LOS SERVICIOS SOCIALES

20150113180806-sap.jpg

 

El denominador común de antaño, preso de su propia condición, padece idénticos castigos. En algunos aspectos, se diría que nada ha cambiado o se alteró muy poco. Ser pobre, tener o no tener, supone estar siempre al raso y en manos de supuestos benefactores oficiales que todo lo saben y pueden mucho más. Los servicios sociales, actualmente, retiran custodias de hijos bajo el argumento de un desamparo discutible en el que la víctima acaba definitivamente marginalizada.El principio de un fin que no debió iniciarse nunca. La gente tiene miedo a pedir ayuda. Sentarse en los servicios sociales de cualquier provincia entraña un riesgo tremendo : Pueden quedarse sin hijos. Así, sin más, porque tienen mucho menos. Porque son pobres, indefensos y débiles ante la gran institución que –se supone- existe para ayudar.

“El servicio de menores defiende los valores y costumbres que el Estado considera importantes, los de las clases acomodadas”. Lo afirma Javier Martín, psicólogo del servicio de menores de la Consellería de Familia, Muller e Xuventude de la Xunta de Galiza.

Un nuevo manto moral se extiende sobre las menores embarazadas, cuestionadas y fiscalizadas por la forma de vestir, el número de tatuajes, su corte de pelo y los novios que ha tenido o tiene. Un desamparo que parte del malvivir estampado en sus informes, camino del coro al caño pasando por psicólogos, psiquiatras y sus centros de acogida, en los que se separa a los hijos de padres que los quieren. En 1987, el desamparo dejó de estar en manos de jueces. Los servicios sociales actúan al respecto. Ellos juzgan, ellos sentencian y ellos mandan. Su método protector separa a los hijos ante todo, dejando en segundo plano la intevención familiar. Sorprendentemente, las órdenes religiosas dependientes de dichos servicios son las mismas que estuvieron auspiciadas en un pasado más que reciente al Patronato de Protección a la Mujer, disuelto en 1984. Oblatas y Adoratrices acogen jóvenes embarazadas en sus conventos, extendiendo el correspondiente informe conductual que las sentencia ante los servicios sociales; instalados –por cierto- en sus dependencias, con despacho activo y horario de trabajo vigente. Esa relación tan sumamente estrecha provoca la acción-reacción : Tú no estás capacitada para ser madre porque lo digo yo y los trabajadores, psocólogos y educadores sociales que tengo al lado, lo confirman.

Los niños se entregan a familias de acogida a las que se les paga una cantidad mensual. Cantidad que se le niega a la desamparada pobre para salir adelante mientras inicia una nueva tragedia personal que conlleva –en la mayoría de ocasiones-   diversos transtonos mentales que serán  –cómo no-  debidamente atendidos para diagnosticar cualquier alteración mental que suma y sigue al desamparo, la pobreza, la incapacidad y la más flagrante de las injusticias.

Una forma de robo encubierta y completamente legal que alimenta el exterminio familiar. Modelos de familias monoparentales poco cómodas y socialmente mal vistas. Mujeres jóvenes cuya independencia económica lucha a brazo partido contra los servicios sociales.

El método europeo al respecto, muestra cómo en Alemania se retiraron más de setenta mil custodias durante 2009. En Francia, más de ciento diez mil durante 2008. En Finlandia, diecisiete mil en 2011. Trescientos mil en Suecia durante 2012. Y en Noruega, al parecer, se ha trazado un plan con claros objetivos : Cuántos niños de barrio o marginales hay que “salvar”.

Los centros, casas de acogida e internados, en España se han privatizado, por lo que algunos llegan a percibir hasta 3.800 € mensuales por menor custodiado.Un negocio que no dejarán escapar fácilmente, mientras los menores internados sí escaparán, por las malas, al mínimo descuído de los educadores. Mientras tanto, sus madres, entregadas a una medicación psiquiátrica que las atonte para poder soportar lo insoportable, les lloran cada día, cada minuto, cada segundo. Porque no las juzgó cielo alguno. Lo han hecho los servicios sociales.

Martes, 13 de Enero de 2015 18:08 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

DE POLLOS Y BORRICOS

La que ha liado el pollito. Mientras los últimos estertores del poder actual se hacen el boca a boca, existe un resto apostado en busca del hueco que les permita medrar. Aquí cabe todo cristo, sea quien sea, sepa o no sepa, esté o no sobrada.Mente preparado, mermado o cultivado. De una hostia no sagrada se planta el resentido buscando unas cuantas copas que final.Mente les va a dar lo mismo que sean alcohólicas o trofeos de caza. Matarán de cualquier forma sus conflictos internos, todas sus frustraciones, la gran necedad de ser admirado desde el vómito celestial de tanto tibio, y un nuevo gran imperio de catetos tocará pandereta no solo en Navidades. La vida será su fiesta y muy vaga.Mente puede que recuerden ese derecho al olvido que no sirvió de nada. Yo les veo llegar, ir y venir, en un cuadro dantesco al más puro estilo Botejara, con pasado borrico, tinaja de barro artesano y pesebre de plástico, firmando con una cruz tras haber pasado por el trullo con la correspondiente huella dactilar que ya ha tocado ese piano, por aquello del error y la necesidá, el fallo, mire usté. Son los que jamás temblaron con el bolero pero les gusta Sabina por eso del rollito calle, identificados con la barba guarra otrora moderna y más allá miserable. Era Moda de España cuando España iba bien, pasado efímero que les otorgó un piso de protección oficial, la nómina aspirada y un carguillo vacante que les hizo importantes. No va más. La ruleta no gira, los cachorros se calientan como los malvados toros y el peor matador. De profesión pollitos, piando la lentejuela, la lenteja, el carmín, al sapo cancionero y su más cabrón padre desconocido.

PD. Busquen la referencia en cualquier código de barras.

Domingo, 25 de Enero de 2015 16:43 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris