Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2016.

RUEGA POR NOSOTRAS

20160119220143-ruega-por-nosotras.png
Martes, 19 de Enero de 2016 22:01 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema

ENTRE NOSOTRAS

20160120180431-9788408040415.jpg

Te recuerdo, Assumpta. Luchando contra corriente para poder pagar el recibo de la luz, del agua, del gas. Escribiendo sin pausa. "Nadie te pagará jamás los dolores de espalda, ni las noches en blanco"- me decías. Te recuerdo una tarde, en Barcelona, cuando una pareja se nos acercó preguntando : "Perdonen, ustedes son del oficio, verdad?" - y yo contesté: "La puta lo será tu madre". Pobres chavales, eran escritores noveles. Creían en una gloria inexistente y buscaban madrinas. Los días de vino y rosas en Sant Jordi se acabaron. Los adelantos pasaron a la historia. Los derechos de autor, siempre esperados, llegan un año después, pero si estás jubilado, ahora es que ni los cobras. " Hay que hacer un gran acto de fe. Nunca sabrás cuanto vendes, y con esto de internet, menos todavía". Escribir. Escribir. Escribir. Ser de esto, pertenecer de alguna manera, sin más reconocimientos. "Tenemos que estar en esa presentación para que nos vean". Y yo te acompañaba, hasta que me cansé. Cuantas veces corría hacia tu casa para apagar cien fuegos. Compartimos tabaco, comidas, supermercados, libros, tranquilizantes...te dije que no tiraras la toalla, y la tiraste. A editorial Planeta se le debía caer la cara de verguenza. Pero el mundo sigue, Assumpta, y con él, esta vida. La de tantas palabras engarzadas al verso, tú - que nunca fuiste poeta- tenías los pies muy en el suelo y la cabeza alta. Eras brillante, Assumpta. Mucho. Tú lo sabías y yo lo sentía. "Amiga mía, tienes una creatividad grande, enorme"- me decías.

Atardeceres en los que dábamos aquella eterna vuelta a la manzana sin que ninguna Eva pegara su mordisco. El paraíso estaba lejos, muy lejos, y lo inmediato se comía una realidad incómoda. "O cobro los derechos o voy a perder el piso". Y lo perdiste. Nadie pagó.

Favores desesperados, la última oportunidad -"nos va la vida". Escribir. Escribir. Escribir. Sin esperar que nadie comprendiera, sin buscar un solo apoyo y sosteniendo la mirada ante quien no la merecía. " Cuanto más relevante sea tu trabajo, más te van a poner verde. España es así".  Te fuiste casi en silencio, sin previo aviso y con la gran desesperanza del perdedor. Pero ahí estás, Assumpta. Colgando de un recuerdo que no acierta a despedirse :


 

"Lo siento. Ni tú ni yo supimos hacerlo mejor. Ahora te comprendo".

( Entre nosotras/ Assumpta Roura).

Miércoles, 20 de Enero de 2016 18:04 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


ESCRITORES

20160122162530-20150419-145918-53958791.jpg

No se trata de contar penas, sino realidades. Algo con lo que ya se vive desde hace mucho, muchísimo tiempo, y hemos normalizado como si no quedara otra. Eso de "así es la vida" o "qué le vamos a hacer", enmarcando lo que hay. Escribir. Escribir. Escribir. Se hace por necesidad, porque lo pide el cuerpo, la mente y tu corazón. Escribes porque te nace, y es una droga dura. No puedes dejar e hacerlo. No te sabes de otra forma ni te reconoces fuera de las palabras. Contar historias, crear personajes, inventar lo que se te antoja hasta conseguir ese ritmo, el nexo, su nudo, el desenlace. Sabes que nunca podrás vivir de ello. Que deberás compaginar con otros trabajos alimenticios tu verdadera pasión, siempre presente, por encima de todo. Que el factor suerte no te acompañará en exceso, y que será una lucha permamente, sin cuartel. Peligrará tu techo, cuestionarán el hecho, te dirán que lo olvides, que lo dejes. Y cuanto mayor te hagas, más aprieta el deseo de no hacer otra cosa. Cuando sabes que no te queda mucho, que ya cumpliste en años el trabajo debido que procura un mal pasar, la pequeña garantía de una pensión : Esa, la que te tocan ahora, si pretendes cobrar los derechos de autor. Se los quedará hacienda. No verás un céntimo. Porque resulta que estar jubilado y cobrar los derechos son cosas imcompatibles. ¿ Alguien podría imaginar un mundo sin libros?...¿ Alguien se habrá preguntado -alguna vez- cómo se sobrevive escribiendo?...no hace mucho me decía un gran amigo poeta : Hay que acostumbrarse a esta intemperie. Nosotros elegimos este tipo de vida.

O la vida nos eligió para escribir. Para aprender eternamente, para seguir y seguir, sin cuestionarnos más que esa pasión irrefrenable por la literatura.

Los escritores cobramos un diez por ciento sobre libro vendido, cantidad que se hace efectiva un año después de la publicación. Los derechos de autor que ahora se niegan a los jubilados, como si fuera un lujo, algo de más que se nos resta por ley. Los premios literarios, en su mayoría, están concedidos de antemano por intereses propios o ajenos. Para saber lo que se ha vendido, se hace un acto de fe. Para defender el plagio puedes pasar el resto de tus días litigando. Y mientras tanto, siempre, continuamos escribiendo nuestras propias obras e -incluso algunos- las de otros. Ese alto secreto a voces que alguien llamó "negro", escritores fantasma, escritor en la sombra. Con todo -y que nadie se extrañe-  la desfachatez con que te piden una y otra vez trabajar gratis. Escritores, pintores, escultores, fotógrafos, actores...trabajar gratis es algo tan frecuente, que cuando cobras algo hasta te sientes culpable. Es hora de acabar con este mambo. Por la dignidad del oficio, por nuestras necesidades elementales y por el derecho a subsistir. España no respeta la cultura. No la quiere, y por esa regla de tres se pretende eliminar la filosofía como asignatura ; para que no se piense. Los escritores que cobran pensión de jubilación no podrán cobrar sus derechos de autor. Muchos piensan que una huelga general de escritores no tendría sentido, y yo creo que sí. Días sin periódicos, sin libros...sin palabra escrita. En Hollywood tuvo lugar una larga huelga de guionistas que duró cien días. En España, será necesario que más de cien escritores jubilados dejen de cobrar sus derechos para tomar cartas en el asunto. Algunos ya han dicho que dejarán de escribir. Otros, al pie del cañón, continuarán creando. Yo recuerdo con cierta nostalgia la escena final de una gran película:

La Colmena: Y estos, quiénes son ? -Dos maricones y uno que escribe.

Viernes, 22 de Enero de 2016 16:25 Consuelo García del Cid Guerra #. sin tema


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris